Compartamos lo bueno.

 
IMG_3986.JPG
 


@sharethegoodsv

Esta mañana fuimos a desayunar con mi papá, encontramos a un amigo, charlamos, nos reímos y se marchó. Cuando nos acercamos a la caja nuestro amigo había pagado la cuenta, mi papá sonríe y me dice: “No podemos dejar de bendecir”.
Le pide la cuenta de 2 policías que desayunaban ahí al cajero, y la paga.
No dejo de aprender de él, no dejen de ser de bendición para otros.
— Anónimo